Empresa General de Capital

Reporte de la Administración

Gillermo Chapman

Guillermo Chapman III

Vicepresidente Ejecutivo

En el año 2018 Empresa General de Capital produjo una utilidad neta fenomenal por razones ya conocidas y me toca ahora hacerles el recuento.

Hace más de 15 años un grupo de empresarios panameños tuvieron la iniciativa de formar una empresa que participara en la industria local de las telecomunicaciones fijas.  En ese entonces nuestro grupo corporativo aprueba y hace una inversión inicial de casi $7 millones en Telecarrier Internacional, donde teníamos una participación del 16%.  Los primeros años no fueron fáciles, todo lo contrario, y demoró más de 5 años antes que el negocio lograra darnos algo de retornos de capital.  Luego en el 2009, gracias al fruto del arduo trabajo de un equipo profesional y la decisión visionaria de nuestros socios mayoritarios, se conforma la unión de TCI con Cable Onda, S.A., empresa líder en el segmento de cable TV.  Ese año nuestra Junta Directiva nos autoriza a incrementar de forma sustancial nuestra inversión como parte del arreglo de contribución de negocios y con ello para el 2010 poseíamos el 8% de participación en esa sólida, y mucho más musculosa empresa, que representaba una inversión de $18.1 millones en nuestros libros.

Con el correr del tiempo estuvimos reportando anualmente a ustedes, señores accionistas, el desempeño de dicha inversión que hasta el pasado mes de septiembre ya nos había repartido más de $19 millones en dividendos, superando el total de fondos invertidos. Ya conocen que el pasado mes de octubre, los accionistas de Cable Onda aceptan una interesante oferta de la operadora multinacional Millicom y se les vende el 80% de la empresa.

Aterrizando ahora en los números precisos de la transacción, la empresa total fue valorada en $1,460 millones, aproximadamente 8.7 x ebitda, y luego de descontarle la deuda neta, los gastos de la transacción y el ajuste por capital de trabajo llegamos a un valor patrimonial de $1,194 millones.  Se vendió el 80% pagadero el pasado 13 de diciembre y luego de rebajar $30 millones que quedaron en un fideicomiso temporal de respaldo y de restar el impuesto de ganancia de capital, nuestra subsidiaria operativa recibió una transferencia neta de $69.5 millones. Por supuesto que no todo eso es utilidades, y ese tema lo cubriremos más adelante cuando repasemos los estados financieros consolidados de Empresa General de Capital, donde también veremos representado el 20% proporcional que nos resta de inversión en dicha empresa.

Ahora repasamos nuestra tenencia en Panama Power Holdings.  En esta inversión el retorno no ha sido tan favorable ya que hemos invertido $9.3 millones a un costo promedio por acción de $10.25 y el último precio en la bolsa es de $6.25.  Hace una década el panorama en este sector era muy distinto al actual.  Recordemos que la economía crecía a un ritmo acelerado, a veces hasta de doble dígito, el costo del barril estaba muy por encima de los $100 y la oferta de energía era limitada; hasta recordarán los ocasionales apagones programados.

Las tres plantas generadoras de PPH, Pedregalito, Cochea y El Alto, todas en Chiriquí, tienen una capacidad combinada de casi 120 MW.  Desde que iniciaron operaciones su funcionamiento ha sido siempre satisfactorio, pero los elementos externos no han sido buenos acompañantes de esta operación.  En la nueva realidad contamos con precios del barril más moderados, sequías más frecuentes y pronunciadas que los promedios históricos y sobre-contratación de la oferta. En resumen los ingresos han estado por debajo de lo proyectado y mientras la empresa no cumpla con los covenants financieros plasmados en el prospecto de sus bonos no puede pagar dividendos por ahora, y eso, mantiene el precio de la acción deprimido.

La buena noticia es que el negocio además de ya ser rentable, tiene contratos de despacho para los próximos diez años, y cuenta con una sólida generación de efectivo, logrando cerrar el año 2018 con casi $28 millones de ebitda.  El flujo se utiliza para amortizar los bonos, logrando reducir su saldo en $16 millones el año pasado, lo que resulta en un aumento en el valor patrimonial de la empresa, lo cual no deja de ser positivo.

Ahora veamos el desempeño de nuestra empresa operativa IGP Trading, 100% subsidiaria de Empres General de Capital, y brazo importador de todos los combustibles que distribuye y comercializa en Panamá nuestra afiliada Petróleos Delta.

Luego de muchos años seguidos de crecimiento en la cantidad de galones importados vemos un punto de inflexión en el 2018.  La ralentización de la actividad económica se vio además impactada por la huelga del Suntracs y vemos como el consumo de combustible baja por primera vez en años.  Una nota favorable fue al aumento en el volumen de jet fuel que sube gracias al robusto consumo de nuestro principal cliente, Copa Airlines.  En términos financieros vemos que el margen en centavos por galón mejora en casi dos milésimas lo que compensa la merma en el volumen.  Literalmente manejamos un negocio donde hasta las milésimas cuentan.  Y con eso, pasamos a ver el estado de resultados consolidado.

Iniciamos con IGP Trading donde la mejoría en el margen permite un aumento nominal de la utilidad en operaciones que se fija en casi $13 millones. Ya este año logramos traspasar la tenencia de la reserva estratégica a nuestro proveedor Chevron, con lo que no reflejaremos más las variaciones en el valor del inventario.  En el 2017 esa variación había sido favorable, pero en el 2018 hubiese sido adversa así que salimos bien librados de ese impacto.  También podemos observar en el siguiente renglón que los ingresos de nuestras inversiones en tesorería aumentan en casi $900 mil ya que han subido los rendimientos así como los fondos invertidos.

Sigue ahora el plato principal, la ganancia en la venta parcial de nuestra participación en Cable Onda.  Recordarán que vimos que nuestra inversión neta total era $18 millones por lo que el 80% serían $14.4 millones.  Vimos que recibimos $69.5 millones producto de la venta con lo que registramos una utilidad de $55.1 millones, monto aquí reflejado.  Aprovecho para adelantarles entonces que el 20% restante queda entonces reflejado en nuestros libros en $3.6 millones.  Nuestra participación actual es del 1.5% de ese negocio, que si mantiene la valoración de la transacción reciente representaría unos $18 millones, por los que nos toca apoyar a los nuevos socios mayoritarios a seguir creando valor en este negocio.

Ya por último vemos que en el 2018 recibimos dividendos parciales de Cable Onda por lo que ese renglón baja vs el año previo.  Con esto señores accionistas la utilidad neta de esta su EGC alcanza la cifra record de $72.5 millones.

Ahora pasamos a revisar el balance de situación de la empresa, o en otras palabras, mostrarles donde tenemos guardado el trofeo. Ya el total de activos casi pega los $200 millones, pero lo más relevante es que de contraparte, menos del 10% corresponde a pasivos y más del 90% corresponde a patrimonio.

Al 31 de diciembre todavía había una buena parte en efectivo, bien cuidado en vuestra casa favorita, Banco General, donde esa liquidez que apoyamos con $64 millones también nos produce beneficios.

El resto está en el portafolio de inversiones, que ya sobrepasa los $75 millones y de los cuales $50 millones están temporalmente colocados en Letras del Tesoro Norteamericano.  Vuestro Chairman, por mandato de la Junta Directiva, nos ha instruido a mantener esos recursos líquidos y seguros mientras se formula, aprueba e implementa la mejor política de uso de esos fondos. Esa directriz está alineada con los objetivos estratégicos del grupo que apuntan a la creación responsable de valor para nuestros accionistas, acompañado del continuo y prudente aumento de dividendos anuales. Recordemos que Cable Onda nos generaba ya $4 millones anuales en dividendos, y apuntamos a que eventualmente los fondos recibidos nos generen recursos similares o superiores.

Otro renglón que amerita mención en el balance es el de Documentos por cobrar.  Aquí descansa lo que resta del plan de desinversión en Plastiglas.  Como recordarán hemos estado metódicamente monetizando esa inversión y de los $34 millones valorados en el 2016 ya al cierre del año pasado nos restaba cobrar solo $10 millones, monto que recibimos en este primer trimestre cerrando satisfactoriamente ese capítulo. En recuento esa inversión original de $18 millones nos produjo una utilidad neta de $17 millones entre dividendos y ganancia de capital.

Ya para terminar veamos la evolución del patrimonio de EGC.  Inicia con un capital semilla nominal y que para el 2003 ya asciende a $40 millones principalmente producto de las inversiones en Plastiglas, Telecarrier y nuestra subsidiaria IGP Trading.  Año tras año el patrimonio neto incrementa en valor, producto de sus utilidades no distribuidas, siendo esto en adición a los $66 millones que ha pagado en dividendos a EGI.  Y ver hoy que el valor en libros supera ya los $180 millones es formidable, una significativa recompensa a la confianza que nos han depositado siempre.

Estoy seguro que el fundador de esta empresa nos mira con orgullo y se llena de regocijo al ver como hoy, los más de mil setecientos accionistas reciben los beneficios de cosechar unas siembras muy sanas que han sido cuidadas y trabajadas por ejemplares colaboradores y que fueron abonadas con los mejores principios y valores éticos. La mejor forma de corresponderle es con nuestro compromiso de mantener vivos sus valores, ¡siempre!

Guillermo Chapman III
Vicepresidente Ejecutivo